Oliver Rafale Enriquez López

  1. La Virgencita de Suyapa, nuestra patrona, la morenita más bella. En su manto los colores de la bandera de Honduras, siempre intercediendo por nosotros y con su hermosa sonrisa, pero esta vez sonriéndole a la zona costera en donde nos estará viendo gozar de una Jornada de alegría en La Ceiba.
  2. Resaltando sobre la cordillera “Nombre de Dios” que cubre alrededor de toda una Diócesis, la zona norte de Honduras, bañada por el Mar Caribe e iluminada por el sol que nace cada día, don de la vida. Oportunidades que llegan, para servir a Dios como un joven alegre.
  3. En La costa, a unos metros de la playa, nuestra Catedral San Isidro Labrador, imagen de nuestra de diócesis con el nombre de un santo español que fue agricultor, sencillo, entregado y vivió el cristianismo desde la sencillez de un ser humano común y corriente.
  4. Acompañando la catedral y toda la diócesis, una capa alta de Palmeras y Árboles. Palmeras que abundan en las playas de todo el departamento de Atlántida e Islas de la Bahía, dando sus frutos, los cocos. También, árboles que llenan de aire fresco nuestros pulmones, signo que Dios nos ama a todos.
  5. Diócesis de La Ceiba es representada por una etnia muy popular. La etnia Garífuna. Su música, estilo de Baile, su lenguaje y su bella forma de ser es bien representada. Suenan los tambores y las maracas y la alegría aumenta en Honduras.
  6. 6. Como signo importante de todo cristiano, la cruz. Y para nosotros los jóvenes, la cruz misionera. Representación de nuestro compromiso como joven en seguir adelante como un solo ejército de Cristo, evangelizando y haciendo lío por toda Honduras, siendo joven como María y cuidando nuestro país HONDURAS.